Google Docs incorpora la inteligencia artificial para corregir las faltas de ortografía

La compañía automatiza el proceso de corrección permitiendo escribir más rápido y sin cometer errores

Los autocorrectores de texto tienen devotos y detractores a partes iguales; quienes lo utilizan habitualmente ya no pueden vivir sin este sistema (aunque de vez en cuando nos ponga en algún aprieto), y quienes lo detestan, lo primero que hacen es desactivarlo. En cualquier caso, se trata de un sistema que funciona y con la potencia de los algoritmos actuales, su uso puede aportar grandes beneficios al usuario. Google acaba de anunciar que incorpora un complejo sistema basado en inteligencia artificial para corregir el texto mientras escribimos en Google Docs.

El sistema planteado por los de Mountain View emplea el aprendizaje automático, de manera que va analizando el texto de lo que vamos escribiendo para adelantarse a la palabra que pueda venir después, y si ésta es incorrecta, proponer una alternativa viable. Esta propuesta aparecerá en la parte superior derecha del editor y será el usuario quien, mediante el clic del ratón o bien a través de una combinación de teclas, la validará sustituyéndose el texto. Este sistema va más allá de un clásico corrector ortográfico puesto que analiza toda la frase y pesca los posibles errores de contexto o tipográficos que hubieran sido dados por buenos por un corrector a la vieja usanza.

El funcionamiento es semejante al de un traductor de texto, solo que en este caso en el mismo idioma: “Al traducir de francés a inglés, tomamos el texto en un idioma y lo traducimos a otro”, explica David Thacker, jefe de producto. “Aquí sucede lo mismo: traducimos el texto incorrecto en correcto”. El sistema es capaz de detectar errores gramaticales clásicos y de bulto, pero también otros más complejos y que vienen dados por el contexto. Pero la principal ventaja del sistema, basado en inteligencia artificial, es que va aprendiendo con el tiempo, con lo que su eficacia irá mejorando con el uso.

Google ha aprovechado su saber hacer y experiencia en las llamadas “respuestas inteligentes” de Gmail, en las que el sistema sugiere una respuesta rápida basándose en el contenido del texto recibido. En este caso, aplica el mismo principio para corregir errores en un texto redactado por nosotros. El nuevo corrector está ya disponible para quienes se hayan suscrito al Early Adopter Program, y se espera que se vaya desplegando al resto de los usuarios a lo largo de las próximas semanas.